Hipertiroidismo felino

Hipertiroidismo felino

Hipertiroidismo-felino¿Qué es el hipertiroidismo felino?

El hipertiroidismo felino es el trastorno endocrino más frecuente en gatos de mediana edad y gatos mayores. Ocurre en aproximadamente el 10% de los gatos de más de 5 años de edad. El hipertiroidismo es una enfermedad causada por una glándula tiroides hiperactiva que secreta hormona tiroidea en exceso. Los gatos suelen tener dos glándulas tiroideas, una a cada lado del cuello. Una o ambas glándulas pueden estar afectadas. El exceso de hormona tiroidea causa un metabolismo hiperactivo que estresa el corazón, el tracto digestivo y muchos otros sistemas de órganos.

Si su veterinario diagnostica a su gato con hipertiroidismo, su gato debería recibir algún tipo de tratamiento para controlar los síntomas. Muchos gatos que son diagnosticados a tiempo pueden ser tratados con éxito. Cuando el hipertiroidismo se deja sin tratar, los síntomas progresarán, llevando a una pérdida de peso marcada y a complicaciones graves debido al daño al corazón, los riñones y otros sistemas de órganos del gato.

signos-y-sintomas-hipertiroidismo-felino

Signos y síntomas

Si observa alguno de los siguientes comportamientos o problemas en su gato, póngase en contacto con su veterinario:

Pérdida de peso a pesar de un apetito normal o aumentado
Aumento de la micción, más orina en la caja de arena
Aumento del consumo de agua o de la sed
Defecación fuera de la caja de arena
Aumento de la vocalización
Inquietud, aumento de la actividad
Vómitos
Diarrea
Pelaje pobre, pelo despeinado

¿Cómo se diagnostica el hipertiroidismo felino?

Cuando lleve a su gato al veterinario para un examen de rutina de bienestar, es posible que su veterinario pueda detectar el hipertiroidismo a tiempo, así como otras enfermedades relacionadas con la edad. Durante el examen físico, el veterinario puede descubrir:

Aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria
Hipertensión
Glándula tiroides palpable
Pérdida de masa muscular

El examen de rutina de las pruebas de laboratorio y de la presión arterial puede detectar anomalías antes de que se presenten los signos clínicos. Las pruebas de sangre pueden revelar una elevación de las hormonas tiroideas, lo cual puede llevar a un diagnóstico de hipertiroidismo. Ocasionalmente, se pueden requerir pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico. Debido a que el hipertiroidismo puede ocurrir junto con otras afecciones médicas y afecta a otros órganos, es imprescindible realizar un examen exhaustivo del corazón, los riñones y otros sistemas orgánicos de su gato.

enfermedades-gatos

Opciones de tratamiento

Si su veterinario diagnostica a su gato con hipertiroidismo, hablará y recomendará opciones de tratamiento para su gato. Existen cuatro tratamientos comunes para el hipertiroidismo y cada uno tiene ventajas y desventajas. La elección de la terapia puede depender de factores como la edad de su gato, otras enfermedades, el coste del tratamiento, la disponibilidad de opciones de tratamiento y la recomendación de su veterinario.

  • Terapia con yodo radioactivo (I -131)- Este tratamiento consiste en administrar una pequeña dosis de yodo radioactivo que sólo el tejido tiroideo hiperactivo absorberá. La radiación destruye las células anormales mientras el tejido tiroideo normal continúa funcionando. Aunque esta exposición a la radiación conlleva riesgos mínimos para usted y su gato, se requieren instalaciones especiales para el tratamiento, y es necesario seguir protocolos de aislamiento específicos después del alta. La ventaja del tratamiento con I-131 es que puede ser curativo y no hay anestesia, cirugía o riesgo de reacción a medicamentos. La desventaja es que pocas instalaciones proporcionan esta terapia y la remisión a un centro de tratamiento especializado es a menudo necesaria.
  • Terapia médica: los medicamentos antitiroideos controlarán la enfermedad y bloquearán el exceso de producción de la hormona tiroidea; sin embargo, debido a que este medicamento no cura la enfermedad, su gato debe tomarlo durante toda su vida. Su gato también puede recibir el fármaco como medida a corto plazo, antes de la cirugía o la anestesia, o si la terapia con yodo radiactivo no está disponible de inmediato. Las ventajas de la terapia médica son un bajo costo inicial, un tratamiento fácilmente disponible y la ausencia de hospitalización. Las desventajas incluyen la necesidad de medicamentos, la posibilidad de efectos adversos de los medicamentos y los costos a largo plazo del tratamiento.
  • Tiroidectomía – una técnica quirúrgica que remueve toda o parte de la glándula tiroides. La ventaja de la cirugía es que puede ser curativa y eliminar la necesidad de medicamentos de por vida. Las desventajas de la cirugía son que su gato requiere anestesia general y no todos los gatos son buenos candidatos para la cirugía. Además, pueden ocurrir diversas complicaciones de la cirugía, incluyendo daño a los nervios y vasos sanguíneos del cuello, daño a la función de la glándula paratiroidea y recurrencia del hipertiroidismo, ya que el tejido no reconocido puede ser dejado sin resolver por incluso el mejor cirujano.
  • Terapia nutricional – consiste en alimentar una dieta especial restringida en contenido de yodo para controlar la producción de hormonas tiroideas, que pueden controlar algunos casos de hipertiroidismo. Las ventajas de la terapia dietética incluyen bajos costos iniciales y facilidad de tratamiento.

Las desventajas incluyen factores que complican la situación si su gato tiene otras enfermedades o afecciones, toma otros medicamentos o suplementos, o no encuentra el sabor atractivo; también los costes a largo plazo de alimentarlo con una dieta prescrita, y los retos de alimentarlo con esta dieta en hogares con varios gatos.

Manejo de la enfermedad

En general, todos los gatos con hipertiroidismo necesitan algún tipo de tratamiento.
El objetivo de la terapia es restaurar la función normal de la tiroides y minimizar los efectos secundarios del tratamiento sin crear niveles de hormonas tiroideas por debajo de lo normal (lo que se conoce como hipotiroidismo).
La vigilancia continua de su gato después de cualquier tratamiento es muy importante, así como los chequeos rutinarios con su veterinario.
Si tiene alguna otra pregunta, preocupación o nota algún cambio repentino con su gato, póngase en contacto con su veterinario inmediatamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.