Anorexia

Anorexia

Cuando un gato se niega a comer, es señal de que algo no está bien en nuestro gato.

Algunas causas para no comer (anorexia) son fáciles de tratar y otras son más complejas de identificar. De cualquier manera, usted necesita llamar a su veterinario para que examine a su gato. Afortunadamente, muchas condiciones pueden tener un resultado positivo con atención médica oportuna y apropiada.

En la consulta

Su veterinario le hará preguntas sobre lo que ha notado con respecto a la pérdida de apetito de su gato.
¿Ha cambiado recientemente la comida a la que su gato estaba acostumbrado a comer?
¿Ha habido algún cambio importante en su casa, como la incorporación de un perro u otro gato? ¿Podría estar asustando a su gato y haciendo que no se sienta cómodo para comer?
¿Ha habido cambios en la micción o defecación de su gato últimamente? ¿Había heces blandas?
¿Su gato ha estado bebiendo agua extra?

Durante el examen físico, su veterinario buscará cosas que puedan estar causando la falta de apetito de su gato.

Ellos mirarán en la boca de su gato para ver si hay alguna enfermedad dental que pueda causar que su gato no quiera comer.
Le tomarán la temperatura a su gato para ver si tiene fiebre y tal vez una infección, lo que también lleva a una falta de apetito.
Con frecuencia, se examinan muestras de sangre, orina y heces para ayudar al veterinario a determinar la causa de la disminución del apetito.
Es posible que tengan que realizar más pruebas de diagnóstico, como radiografías o una ecografía abdominal, para poder ver por qué su gato no está comiendo.

Enfermedad renal – cuando los riñones dejan de funcionar bien.
A medida que su gato envejece, el riesgo de la enfermedad renal aumenta.
La enfermedad renal también puede ser causada por el consumo de sustancias tóxicas, como ciertas plantas (por ejemplo, lirios o plantas de la especie Lilium) o ciertos medicamentos (por ejemplo, analgésicos). Esto puede suceder a cualquier edad.
En cualquier caso, cuando la función renal comienza a disminuir, las toxinas que los riñones normalmente filtrarían comenzarán a acumularse en la sangre. Esto puede hacer que su gato sienta náuseas y le provoque úlceras estomacales.

Pancreatitis – inflamación del páncreas (un órgano).
Los gatos generalmente no vomitan a causa de la pancreatitis.
Es mucho más probable que dejen de comer y parezcan letárgicos (tienen menos energía) y deprimidos.

Diabetes mellitus – La mayoría de los gatos con lecturas de azúcar en sangre demasiado altas (hiperglucemia) o demasiado bajas (hipoglucemia) en realidad tienen un aumento del apetito. Sin embargo, el apetito puede disminuir si su gato tiene otros problemas comunes a los gatos diabéticos como la pancreatitis y la infección del tracto urinario.
El nivel bajo de azúcar en la sangre puede ocurrir si accidentalmente se administra demasiada insulina (por ejemplo, dos personas en la casa la administran).
Se puede presentar un nivel alto de azúcar en la sangre si se olvida de administrar la insulina.
Se pueden producir niveles altos o bajos de azúcar en sangre si se utiliza un tipo incorrecto de jeringa o si las necesidades de insulina de su gato han cambiado. La necesidad de insulina puede disminuir si entra en remisión diabética o aumentar si desarrolla otros problemas médicos, como una infección de la vejiga.

Hipertiroidismo – cuando se produce demasiada hormona tiroidea
El hipertiroidismo felino es el trastorno endocrino más frecuente en gatos de mediana edad y gatos mayores.
El hipertiroidismo es una enfermedad causada por una glándula tiroides hiperactiva que secreta hormona tiroidea en exceso.
El exceso de hormona tiroidea causa un metabolismo hiperactivo que sobreestimula al corazón, sistema digestivo y otros órganos.
La pérdida de peso a pesar de un apetito normal o aumentado es un síntoma cuando el hipertiroidismo está avanzado.
Aunque la mayoría de los gatos con hipertiroidismo pierden peso a pesar de tener un apetito normal o aumentado, algunos gatos con hipertiroidismo, especialmente si tienen otros problemas de salud concurrentes, pueden en realidad tener un apetito reducido.

¿Qué puede hacer usted?

Siempre que note un cambio en el comportamiento de su gato, como por ejemplo no comer, debe llamar a su veterinario inmediatamente.
Pueden ayudar a diagnosticar cualquier afección médica y ayudar a su gato a sentirse mejor lo antes posible.
Como equipo, usted y su veterinario determinarán por qué su gato no está comiendo y decidirán el mejor protocolo de tratamiento para ayudar a su gato a empezar a comer de nuevo.
Otras condiciones de salud, como las enfermedades cardíacas, dentales, intestinales o hepáticas, también pueden provocar una reducción del apetito en los gatos, con o sin otros síntomas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.