Rabia

Rabia

La rabia es una enfermedad viral que afecta el cerebro y la médula espinal de todos los mamíferos, incluyendo gatos y humanos. El virus es transmisible de un animal vivo a otra persona, por lo que se considera una “enfermedad zoonótica”. El virus generalmente es transportado por grupos de animales salvajes que varían según la región geográfica y puede incluir zorrillos, murciélagos, mapaches, zorros, así como gatos y perros salvajes.

¿Cómo se contrae la rabia?

El virus se contrae más comúnmente a través de una mordedura de un animal infectado. El riesgo de contraer la rabia es mayor si su gato está expuesto a animales salvajes. Los gatos no vacunados a los que se les permite vagar al aire libre tienen el mayor riesgo de infección de rabia.

¿Cómo puedo evitar que mi gato contraiga la rabia?

La rabia puede prevenirse eficazmente mediante la vacunación (la ley exige la vacunación en muchas zonas).
Las directrices generales establecen que los gatos deben ser vacunados contra la rabia a los 3 meses de edad, revacunados en 1 año  ( a veces se requieren dos dosis la primera vez que se vacuna un animal, en función de la normativa del lugar donde viva) y, a partir de entonces, cada 1-3 años, dependiendo de las directrices del producto y de los requisitos locales.
Consulte a su veterinario para confirmar estas pautas.
Los gatos que son demasiado jóvenes para ser vacunados deben permanecer en interiores para minimizar el riesgo de exposición.

¿Qué hacer si su gato interactúa con un animal potencialmente rabioso?

Póngase guantes para protegerse de una infección.
Llame a su veterinario INMEDIATAMENTE.
Póngase en contacto con los servicios oficiales locales de control de animales para detener y retirar con seguridad al animal rabioso.
Un gato que está al día con sus vacunas y que ha sido mordido por un posible animal rabioso, también debería recibir inmediatamente una vacuna de refuerzo contra la rabia por su veterinario y mantenerse en observación durante 45 días.
Si usted piensa que ha sido mordido por un animal rabioso, vea a su médico inmediatamente.

Signos y síntomas

Los cambios en el comportamiento, como la agresión o la inquietud, son a menudo los primeros signos que se observan.
Algunas veces, estos cambios de comportamiento también van acompañados de temblores musculares, fiebre, debilidad o falta de coordinación. Estos signos a menudo duran sólo por un período de 1-2 días.
A medida que la infección viral progresa, se desarrolla parálisis muscular, la cual puede estar acompañada de un aumento en las vocalizaciones o cambio en la voz, seguido de la muerte.

Tratamiento

En la mayoría de los países, el tratamiento de la infección posterior a la rabia no se recomienda para los gatos, lo que hace que la vacunación preventiva sea aún más importante.
Si sospecha que su gato ha estado expuesto al virus de la rabia, póngase en contacto con su veterinario o con el departamento de salud del estado para obtener más información.
No existe tratamiento o cura para la rabia una vez que aparecen los síntomas. Lamentablemente, la enfermedad causa la muerte.

Pruebas

No existe una prueba precisa para diagnosticar la rabia en animales vivos. La prueba de tinción directa de anticuerpos fluorescentes (DFA, por sus siglas en inglés) es la prueba más precisa para el diagnóstico, pero sólo puede realizarse después de la muerte del animal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.